El dominicano Albert Pujols, primera base de los Angelinos, se reunió con los medios por primera vez esta primavera la mañana del domingo y dijo que está totalmente saludable después de haberse sometido a una cirugía en la rodilla izquierda a finales de agosto.

Pujols recibió luz verde para empezar a tomar swings en diciembre y dijo que no ha tenido ningún problema con la rodilla desde la operación.

“Todo está bien”, declaró Pujols. “Tuve una temporada muerta normal. Me operé temprano para no tener que interferir con mi rutina. Estoy bien contento con la forma en la que me siento actualmente”.

Pujols, sin embargo, dijo que no está seguro de cuándo jugará su primer encuentro de la Liga del Cactus, pues el equipo espera llevarlo con calma durante los entrenamientos primaverales. Los Angelinos disputarán su primer encuentro de pretemporada el sábado contra los Gigantes en el Tempe Diablo Stadium.

“Yo conozco mi rutina y sé lo que tengo que hacer”, afirmó Pujols. “Mi meta es estar listo para el Día Inaugural el 29 de marzo. No tengo porque apurarme. Así empiece a jugar cuando arranquen los juegos o dentro de dos semanas, yo igual sé qué debo hacer. Tengo 20 años de experiencia”.

Pujols, de 39 años de edad, viene de una temporada en la que bateó .245/.289/.411 con 19 jonrones, 20 dobles y 64 empujadas en 117 juegos. Además, cubrió la primera base en 70 ocasiones después de jugar apenas seis juegos allí en el 2017 y 28 en el 2016.

Los Angelinos contrataron al también primera base Justin Bour en la agencia libre este invierno, por lo que el manager Brad Ausmus tendrá la tarea encontrar el balance adecuado en la posición. En el arranque de la campaña, Pujols o Bour podrían servir como designado, pero las cosas se van a congestionar un poco una vez regrese Shohei Ohtani tras recuperarse de la cirugía Tommy John, ya que el japonés sólo puede actuar como designado. Se espera que Ohtani vuelva a la acción en mayo.

Ausmus dijo que la producción de cada uno determinará quién jugará a diario una vez que los tres estén saludables.

“Si está jugando bien, va a jugar”, sentenció Ausmus con respecto a Pujols. “Es tan simple como eso. Lo más importante durante los entrenamientos es asegurarnos de que esté saludable cuando comience la temporada. No queremos sobrecargarlo aquí y que luego se presente un problema en abril o mayo. Ese es el plan. Todo podría cambiar con el tiempo, pero tenemos que ser cautelosos al principio”.

Pujols se reportó temprano a los entrenamientos y dijo que ha disfrutado trabajar con los dos nuevos coach de bateo de la novena, Shawn Wooten y Jeremy Reed. Espera que puedan ayudarlo con sus estudios de video y análisis estadísticos, pero Pujols dijo que lo más importante para él es sentirse cómo en el plato.

“Yo estoy bien abierto a escucharlos”, aseguró Pujols. “Su trabajo es estudiar mi swing, los videos, y luego decirme, ‘Mira, ¿qué piensas de esto?’ Creo que hasta ahora hemos conectado bien en estos dos días que tengo aquí, hablando de ideas qué tengo, las cosas que hice durante el invierno. Pero el bateo, como yo siempre he dicho, es cosa de uno. Tienes que conocerte bien y saber qué estás haciendo mal en el plato. Si no sabes eso, no importa cuántos coaches de bateo tengas trabajando contigo”.

Pujols, que tiene contracto hasta el final de la temporada 2021 con US$88 millones restantes del pacto que firmó por 10 años con los Angelinos, dijo que no está poniendo ningún tipo de presión adicional para producir o recuperar su nivel de antaño.

“Yo no necesito demostrarle nada a nadie”, aclaró Pujols. “Mi trabajo es mantenerme saludable y ayudar a este equipo a ganar un campeonato. Yo no creo que tenga que demostrar nada. Yo sé lo que puedo hacer cuando estoy sano”.

Compartir es apreciar