El siempre polémico exjugador estadounidense es otro de los grandes protagonistas del documental ‘The Last Dance’.

EEUU.- ‘The Last Dance’ se ha convertido en el último fenómeno social durante el confinamiento. El documental que tenía previsto salir a la luz en junio adelantó su estreno por la situación que se vive en todo el mundo a causa del coronavirus. Las andanzas de aquellos míticos Chicago Bulls de Michael Jordan tuvieron varios protagonistas además del ’23’.

Uno de los jugadores que más dio que hablar en aquella época y también posteriormente fue un Dennis Rodman famoso por sus polémicas tanto dentro como fuera de las canchas. A la sombra del propio Michael Jordan o de Scottie Pippen, el ala-pívot fue más famoso por sus salidas de tono y excentricidades que por su balance como gran defensa y reboteador.

Esta misma semana ha vuelto a ser protagonista por un mensaje que dio después de conocer el delicado estado de salud del dictador coreano Kim Jong-Un. “Espero que sea solo un rumor que el mariscal Kim Jong-Un está enfermo. Espero saber más pronto”, dijo Rodman en declaraciones para el medio TMZ.

Su estrecha relación de amistad con el dictador solo es una más de su extensa lista de polémicas. Relaciones con famosas, como Madonna o Carmen Electra, su severo problema con el alcohol, así como sufrir bullying, pensamientos suicidas o caer en la ruina le han acompañado a lo largo de sus 58 años de vida.

Una vida complicada

Rodman, que será protagonista de los próximos capítulos de ‘The Last Dance’, sufrió bullying cuando era tan solo un niño. De carácter introvertido, aunque cueste incluso pensarlo viendo su forma de actuar años más tarde, vivió a la sombra de sus dos hermanas. Pero uno de los capítulos más negros de su vida fue cuando su madre le echó de casa tras perder un trabajo por robar relojes.

Intentando dejar su pasado atrás, entró en la universidad y fue recomponiendo su vida alrededor del baloncesto. Su destacado trabajo en labores defensivas fueron posicionándole como un jugador a tener en cuenta para la NBA, hasta que fue elegido en el Draft de 1986 por los Detroit Pistons.

Como la montaña rusa que ha sido, pese a encontrar cierta estabilidad jugando en Detroit, volvió a sumirse en el caos y la autodestrucción. “Tenía una pistola, e iba a hacerlo. Le dije que eso sería tremendamente estúpido”, confesó el periodista Craig Sager. Rodman se fue de un partido de los Pistons para acabar en un local de striptease con la clara intención de quitarse la vida.

El periodista acabó convenciéndole para que no lo hiciese y fue así como la montaña rusa volvió a dar un nuevo giro para encumbrar la carrera de Rodman en la NBA. De un paso discreto por los San Antonio Spurs a su llegada a los Chicago Bulls de Phil Jackson.

Mujeres y alcohol

Pese a alcanzar la gloria formando parte de la franquicia de Chicago, Rodman coqueteó con los escándalos sexuales y, sobre todo, con el alcohol. Por todos es conocido que mantuvo una relación con la reina del pop, pero fue el pasado mes de septiembre cuando el exjugador dio algunos detalles de su particular noviazgo.

“Ella me dijo que si la dejaba embarazada me daría 20 millones de dólares”, dijo Dennis Rodman en el programa The Breakfast Club. Y lo intentó, tal y como él mismo declaró: “Estaba jugando en Las Vegas cuando me llamó Madonna para avisarme de que estaba ovulando. ‘Estaré allí en cinco horas’, le contesté”.

Otra de sus relaciones más famosas fue con Carmen Electra. De hecho, el propio Michael Jordan pilló a ambos en la cama. “Llamaron a la puerta y era Michael Jordan. Me escondí. No quería que me viera, así que me metí detrás del sofá con las sábanas encima”, ha llegado a reconocer la actriz conocida por los Vigilantes de la playa.

Si ha sido un ‘adicto’ a las mujeres y al sexo -aunque no perdió la virginidad hasta los 20 años con una prostituta-, también lo es al alcohol. Varias veces ha tenido que ingresar en un centro de desintoxicación. Es esta relación que ha mantenido con el alcohol la que llevó, en cierta medida, a poner fin a su carrera deportiva en el año 2000. Pero su problema ha seguido ahí después de retirarse.

En marzo de 2018 fue condenado a tres años de libertad condicional por conducir en estado de embriaguez. Rodman se declaró culpable de los cargos que se le imputaban y por voluntad propia ingresó en un centro de rehabilitación. “No voy a morir por el alcohol.  Todos tenemos cosas a mejorar en nuestra vida y solo requiere voluntad y esfuerzo, pero merece la pena una vez se consigue”, ha dicho el exjugador.

De ser millonario a la ruina

Como otros deportistas que estuvieron en lo más alto en sus diferentes disciplinas, Dennis Rodman también acabó dilapidando su fortuna por los excesos. Su propio entorno llegó a reconocer que parte de los 22 millones de dólares que había logrado ganar en su etapa como jugador se los había gastado. Y es que su tren de vida, según esas fuentes, le llevaría a desembolsar unos 22 mil dólares al mes.

Se le ha acusado de no pasar la pensión a sus hijos, así como de deber al fisco de California unos 250.000 euros. Un juguete roto que intenta salir adelante y dejar atrás una vida de excesos y de adicciones. “Dennis está arruinado”, afirmó su asesora financiera hace ya varios años. Una historia de idas y venidas protagonizada por uno de los jugadores más excéntricos de toda la NBA.

Fuente: elespanol.com