El Kremlin expresó este martes su “preocupación” tras la adopción en Estados Unidos de la controvertida ley Rodchenkov, que permite a la justicia norteamericana perseguir fuera de sus fronteras a toda persona implicada en casos de dopaje a escala internacional.

“Eso solo puede provocar preocupación”, declaró a los periodistas el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, afirmando ser “extremadamente crítico con respecto a toda tentativa de Estados Unidos de extender su jurisdicción a otros países”.

La norma fue bautizada con el nombre de Grigory Rodchenkov, exdirector del laboratorio antidopaje de Moscú refugiado en EEUU, quien en 2016 destapó el escándalo ruso de dopaje organizado.

Permite a la justicia estadounidense perseguir personas de cualquier nacionalidad implicadas en un sistema internacional de dopaje en competiciones en las que participen atletas de Estados Unidos, con multas de hasta un millón de dólares y penas de prisión de hasta 10 años.

Adoptada el lunes por el Senado estadounidense, esta ley solo espera la firma del presidente Donald Trump para entrar en vigor.

La ley Rodchenkov es presentada en Estados Unidos como una respuesta a las reacciones juzgadas insuficientes de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y del Comité Olímpico Internacional (COI) con respecto a Rusia, acusada de haber puesto en marcha un sistema de dopaje institucional entre 2011 y 2015.

Pero el proyecto de ley fue recibido con escepticismo por numerosos actores internacionales, entre ellos la AMA, que intentó oponerse, temiendo que socave su capacidad de cumplir su misión de regulador global del antidopaje.

El gendarme mundial del dopaje teme que la ley anime a otros países a crear su propia jurisdicción extraterritorial por razones políticas y se pregunta la razón por la cual “vastos campos del deporte estadounidense, como las ligas profesionales”, como la NBA, no se ven afectadas por la ley.

Fuente: metrolibre