TOKIO – El excampeón mundial de judo de Irán, Saeid Mollaei, teme regresar a casa después de desobedecer las órdenes del gobierno de retirarse del Campeonato Mundial en Tokio para evitar un posible enfrentamiento contra un oponente israelí.

La Federación Internacional de Judo (IFJ, por sus siglas en inglés) dijo el domingo por la noche que Mollaei recibió la orden de retirarse de la competencia la semana pasada por el viceministro de deportes iraní Davar Zani. La IJF dijo que Mollaei fue llamado por el presidente del Comité Olímpico iraní, Reza Salehi Amiri, quien dijo que los servicios de seguridad estaban en la casa de sus padres.

Mollaei era el campeón defensor y podría haberse enfrentado al atleta israelí Sagi Muki en la final. Eran los dos atletas mejor clasificados en su clase antes del campeonato mundial. Mollaei dijo que se le ordenó retirarse antes de un combate preliminar contra un ruso, por lo que no parecía ser un boicot a Israel.

Mollaei siguió compitiendo, pero finalmente perdió en las semifinales y no tuvo que enfrentarse a Muki, quien ganó el oro y luego llamó a Mollaei “una inspiración”.

“Quiero competir donde pueda”, dijo Mollaei en un comunicado de la IJF. “Vivo en un país cuya ley no me lo permite. No tenemos otra opción, todos los atletas deben cumplirla. Todo lo que hice hoy fue por mi vida, por una nueva vida”.

“Necesito ayuda. Incluso si las autoridades de mi país me dijeron que puedo regresar sin ningún problema, tengo miedo”.

El presidente de la IJF, Marius Vizer, escribió en Twitter que Mollaei estaba en Alemania y estaba “siguiendo los procedimientos respectivos” con respecto a obtener asilo.

“Pronto comenzará el procedimiento contra la Federación de Judo de Irán”, dijo Vizer.

La IJF dijo que ayudaría a Mollaei a prepararse para los Juegos Olímpicos del próximo año, también en Tokio. Si Irán se niega a que compita por ellos, una opción podría ser el equipo de atletas refugiados respaldado por el Comité Olímpico Internacional.

“Después de enterarse del caso, el COI ha solicitado un informe completo de la IJF. Sobre la base de este informe, evaluaremos más la situación”, dijo el COI.

Sin embargo, el COI no hizo comentarios cuando se le preguntó si podía invitar a Mollaei como refugiado, o si podría tomar medidas contra el Comité Olímpico iraní.

Los equipos deportivos iraníes han tenido durante varias décadas una política de no competir contra los israelíes, lo que el país no reconoce. La IJF dijo que los iraníes han desestimado encuentros y usado “lesiones cuestionables” para evitar competir contra los israelíes.

El caso de Mollaei se produce cuatro meses después de que los funcionarios de judo aclamaran un avance en las relaciones con Irán, publicando una carta firmada por Salehi Amiri comprometiéndose a “respetar plenamente la carta olímpica y su principio de no discriminación”.

El sábado, el ministro de Deportes iraní, Masoud Soltanifar, acusó a la IJF de tratar de “crear problemas” con Mollaei, informó la agencia de noticias IRNA. Dijo que Irán enviará una carta de protesta al COI.

El gerente del equipo iraní, Majid Zareian, también criticó a la IJF y dijo que “todo se estableció de antemano para poner a Mollaei en contra de un participante de (Israel)”.

“No me permitieron estar presente junto a mi atleta en el salón de ejercicios”, dijo Zareian. “Después de las competiciones cambiaron el hotel de Mollaei sin mi permiso, en contra de las regulaciones”.

Él negó los informes de que las autoridades iraníes habían presionado a Mollaei.

ESPN

Compartir es apreciar