Jarrell ‘Big Ba’ Miller dio positivo nuevamente en un examen antidopaje, previo a lo que se suponía iba a ser su vuelta al boxeo profesional este 9 de julio en una cartelera de Top Rank en contra de Jerry Forrest, que iba a ser su primer combate desde noviembre de 2018.

El nuevo fallo surgió tras una prueba realizada por la Comisión Atlética de Nevada, motivo por el que no sólo no combatirá en julio, sino que será colocado en la lista de peleadores suspendidos en espera de una audiencia. Top Rank trabaja ya en un reemplazo para que Forrest sí suba al ensogado en ‘La Burbuja’ del MGM Grand Conference Center. Carlos Takam podría ser el reemplazo.

“Estamos al tanto de la situación, la Comisión Atlética del Estado de Nevada [NSAC] lo suspenderá temporalmente el lunes por la mañana”, dijo Carl Moretti, vicepresidente de boxeo de Top Rank, a Steve Kim de ESPN.

En 2019, Miller iba a retar a Anthony Joshua por el campeonato mundial de peso pesado el 1 de junio en el Madison Square Garden de Nueva York, pero un mes antes dio positivo en tres exámenes antidopaje. Fue reemplazado por Andy Ruiz, quien terminó dando la campanada sobre el británico.

En ese momento, la solicitud de Miller para una licencia de boxeo fue denegada por la Comisión Atlética del Estado de Nueva York, y la AMB le dio una suspensión de seis meses. Miller no ha peleado desde entonces. La última vez que actuó en el ring fue en noviembre de 2018, cuando detuvo a Bogdan Dinu en cuatro rounds.

Miller (23-0-1 y 20 nocauts) firmó este año con Top Rank y se suponía que esta pelea el 9 de julio iba a ser el relanzamiento de su carrera.

El peleador estadounidense de 31 años también fue suspendido por nueve meses en 2014 por metilhexaneamina, durante sus días como kickboxer.