El fichaje del veterano atacante internacional Robson de Souza ‘Robinho’ al Santos de Brasil fue echado para atrás este viernes por ambas partes a raíz de las presiones por la condena en primera instancia por violación que pesa sobre el jugador en Italia.

“El Santos Fútbol Club y el atleta Robinho informan que, de común acuerdo, resolvieron suspender la validez del contrato firmado el último día 10 de octubre para que el jugador pueda concentrarse exclusivamente en su defensa en el proceso que transcurre en Italia”, anunció en Twitter el club paulista.

En una historia publicada en su cuenta en Instagram, el ariete brasileño de 36 años aseguró que, junto al presidente del Santos, tomó la decisión de invalidar su contratación en medio de “este momento conturbado” de su vida.

“Si de alguna forma estoy molestando, es mejor que salga y me enfoque en mis asuntos personales. Para los hinchas del Peixe y aquellos a los que les gusto, voy a probar para ustedes mi inocencia”, sostuvo.

Desde el anuncio de la contratación, el Santos fue duramente cuestionado por sectores de su hinchada, la prensa y colectivos feministas que le reclamaban la contratación del exatacante del Real Madrid, quien no alcanzó a jugar con el Peixe, adonde llegó libre tras abandonar al Estambul Basaksehir de Turquía en agosto pasado.

El futbolista fue condenado en 2017 a nueve años de prisión por haber violado junto a un grupo de amigos a una joven veinteañera en un club nocturno de Milán en 2013. Robinho defiende su inocencia y recurrió el fallo, que puede ser apelado en dos instancias más.

– Presión de patrocinadores –

Las presiones contra el atacante, que en el momento del ataque defendía los colores del AC Milan, fueron aumentando a lo largo de la semana. 

Este viernes ocho de los diez patrocinadores del Peixe amenazaron con romper o no renovar los contratos de auspicio si Robinho seguía en el club, sumido en una fuerte crisis económica que le ha acarreado sanciones de la FIFA para fichar por impagos en transferencias de jugadores.

La empresa de ortodoncia Orthopride canceló el patrocinio el miércoles. 

Las firmas apretaron su posición luego de que el portal Globo Esporte revelara más temprano fragmentos de las interceptaciones telefónicas realizadas por las autoridades de Italia al jugador y algunos de los involucrados que sirvieron para condenarlos.

En dichos fragmentos, Robinho reconoce que la mujer estaba en alto estado de embriaguez y que intentó tener sexo con ella. “Me río porque me importa un comino, la mujer estaba completamente borracha, ni siquiera sabe lo que pasó”, habría dicho el delantero, según Globo Esporte.

En otro apartado, el delantero supuestamente habla con el músico brasileño Jairo Chagas, que se presentó en el recinto la noche de la agresión. El artista le dice que vio cuando puso su pene en la boca de la víctima. “Eso no significa follar”, le responde Robinho, revela el medio.

En un comunicado divulgado más tarde por la prensa brasileña, la defensa de Robinho reiteró que el jugador “no cometió el crimen del cual está acusado” y que “no hubo admisión de culpa en las interceptaciones teléfonicas.

“Hay varias conversaciones interceptadas que no fueron correctamente traducidas para el idioma italiano, lo que llevó a un error de interpretación”, escribió la defensa.

– Situación atípica –

La cancelación del fichaje de Robinho, que tuvo 80 apariciones con la ‘Seleçao’, es una situación atípica en un Brasil tradicionalmente machista y en el que la gran mayoría de sus futbolistas involucrados en violencia contra las mujeres han podido continuar sus carreras sin mayores tropiezos.

Entre ellos el exgolero del Flamengo Bruno Fernandes, que mató a su examante en 2010 y actualmente ataja en el Rio Branco, de la cuarta división.

El Santos, hasta ahora, había respaldado inequívocamente al jugador alegando que aún le restan dos instancias ante la justicia italiana. 

La posición del equipo en el que debutaron Pelé y Neymar fue la misma que, en su momento, tuvieron escuadras donde competían deportistas señalados de agresiones de género, como Juninho, Carlos Alberto, Jobson, Valdiram, Vampeta o Marcelinho Paraíba. Todos siguieron jugando.

“Hay una tolerancia para esos crímenes, en la sociedad y principalmente en el fútbol (…) El jugador aún tiene a su favor el estatus de ídolo”, dijo a AFP Renata Mendonça, comentarista de SporTV y cofundadora del portal Dibradoras, especializado en coberturas de mujeres deportistas.

Brasil, con 212 millones de habitantes, sumó 1.206 (32%) de los 3.722 feminicidios registrados en quince países latinoamericanos en 2018, según un informe de la Cepal.

En ese año ocurrieron más de 66.000 agresiones sexuales y 263.000 casos de violencia doméstica, advierte la organización Foro Brasileño para la Seguridad Pública.

AFP

Deja una respuesta