Neymar, confinado desde marzo en su mansión de Río de Janeiro por la pandemia del coronavirus, se ha visto envuelto sin quererlo en un embrollo amoroso pasado que ha destapado ahora una ex concursante del reality show Gran Hermano en su país.

El delantero del PSG, que acaba de consagrarse campeón de la Ligue 1, no deja de ser protagonista ni cuando está encerrado en su casa, donde continúa ejercitándose con su preparador físico particular.

Las redes sociales hirvieron el pasado fin de semana, cuando Flayslane, participante de la edición de GH Brasil 2020, aseguró en una entrevista en vivo con el youtuber Matheus Mazzafera que en octubre de 2016 tuvo una relación con la estrella de la Canarinha.

Ante la repercusión de las declaraciones de la cantante y mediática, Neymar reaccionó a una de esas publicaciones dando a atender que nunca tuvo lugar esa aventura amorosa. “Reír por no llorar”, escribió, tajante.

Ese escueto comentario encendió a Flayslane, que se desahogó con una catarata de críticas hacia el delantero, de 28 años.

“Solo voy a decir una cosa: soy lo suficientemente mujer como para admitir lo que hago. Soy muy transparente y no tengo compromiso con nadie como para tener que mentir”, subrayó. “Fue solo un encuentro aleatorio. Neymar, no tienes de qué avergonzarte. ¿Voy a pasar por mentirosa solo porque tú eres Neymar y yo no soy nadie? Ahora estoy avergonzada de haber estado contigo”, completó.

La novela ganó un nuevo personaje cuando el ex marido de Flayslane, Jhonatan Ricarte, salió en defensa de su antigua esposa y garantizó que ella y Neymar estuvieron juntos.

“Soy el ex marido de Flay, padre de nuestro hijo. Comencé a salir con ella algunos meses después de haber ‘estado’ contigo (señaló, dirigiéndose a Neymar) y fui yo quien borró la conversación entre ustedes dos y tu número de su celular”, arremetió. “Ella no está mintiendo y ni mucho menos necesita mentir”, concluyó.

La prensa brasileña comenzó a especular, en función de las fechas, que ese supuesto romance esporádico con Flayslane se produjo mientras Neymar intentaba recuperar su relación con la modelo y actriz Bruna Marquezine, con la que acabó reconciliándose a finales de ese 2016. Dicho vínculo terminó quebrándose definitivamente en octubre de 2018.

Desde que se recluyó en su lujosa mansión en Mangaratiba, al sur del estado de Río de Janeiro, el atacante atravesó otras dos situaciones controvertidas a nivel mediático. Una, por la forma en la que encaró el confinamiento, acompañado por una multitud de allegados: su preparador físico Ricardo Rosa, sus amigos Beto Paiva y Jota Amâncio, su fotógrafo de confianza Gil Cebola, su hijo David Lucca y el empresario Vinicius Martínez, actual esposo de Carol Dantas, la madre de su heredero.

Otro tema que lo tuvo como protagonista secundario fue el romance de su madre, Nadine Goncalves (52 años), con un joven gamer y ex futbolista, Thiago Ramos (22). La pareja apenas duró dos semanas desde que resultó formalizada en las redes sociales. Y finalizó en medio de un escándalo.

Según afirmaaron Mundo Deportivo y varios medios brasileños, Nadine Gonçalves no aceptó el pasado sentimental de Tiago Ramos, quien desde que fue noticia por su nueva relación no paró de recibir denuncias de ex parejas, mujeres y hombres. El hecho de que Ramos fuera bisexual e incluso haya mantenido relaciones “de tres” con parejas establecidas no fue aceptado por Nadine, quien decidió terminar la relación rápidamente. Días atrás, Extra Lance, ambos medios brasileños, publicaron que Tiago Ramos tuvo relaciones con Mauro (cocinero de Neymar), con el asesor Irinaldo Oliver, con el reconocido influencer Carlinhos Maia, y mantuvo un vínculo sentimental de tres con el matrimonio formado por Hans Madrid y Raphael Stemberg.

Mientras tanto, Neymar aguarda definiciones sobre su futuro. Tiene contrato hasta junio de 2022 con el PSG y Barcelona otra vez negocia para recuperarlo.

Infobae, con información de EFE.