Cuando las rumanas Andreea Mitu y Patricia Maria Tig vencieron 7-6 (10-8) y 6-4 a la estadounidense Madison Brengle y la rusa Yana Sizikova, parecía ser un partido más en Roland Garros, sin embargo terminó generando un escándalo.

La Fiscalía de París inició una investigación por una sospecha de arreglo por la mafia de las apuestas y en “banda organizada”. Ante esta situación, el director general de la Federación Francesa de Tenis (FFT), Jean-Francois Vilotte, intentó aclarar la situación.​ “Recibimos información de distintos canales, operadores privados, una alerta de Global Lottery Monitoring System y del grupo Copenhague que agrupa a 33 plataformas de lucha contra las apuestas deportivas. Esto significa que el sistema de alarma funciona”, declaró Vilotte.

El caso ya está siendo investigado por la Unidad de Integridad del Tenis, que se encarga de la lucha contra la venta de partidos para favorecer a apostadores. Los delitos son “corrupción deportiva activa y corrupción deportiva pasiva”. Todo surgió por el quinto game del segundo set en el que Sizikova tuvo dos dobles faltas y en otro tanto se cayó al piso. Instantes antes de esos errores, se habían apostado varios centenares de miles de euros, en distintos países, a que las rumanas iban a ganar ese juego. Quien apostara 100.000 euros habría ganado 190.000.

diarioconcepcion.cl

Deja una respuesta