El español Rafael Nadal, número 2 mundial y que aspira a un duodécimo título en Roland Garros, tendrá que esperar para conocer la identidad de su primer rival en esta edición, ya que el sorteo de este jueves le deparó enfrentarse a un jugador procedente de las rondas de clasificación, que terminan el viernes.

Lo mismo ocurre con su eventual rival en la segunda ronda, ya que será contra el ganador de un partido también entre jugadores procedentes de las ‘cualis’.

El sorteo le deparó un hipotético enfrentamiento en tercera ronda ante el belga David Goffin (30º) y en unos teóricos octavos de final se vería con el georgiano Nikoloz Basilashvili (18º) o el argentino Guido Pella (22º).

En su cuadrante quedó el japonés Kei Nishikori (7ª), con el que Nadal no se vería hasta los cuartos de final.

En la mitad del cuadro de Nadal quedó el tercer jugador mundial, el suizo Roger Federer, que regresa a Roland Garros por primera vez desde 2015 y que podría ser su adversario en semifinales.

Federer empezará ante el italiano Lorenzo Sonego (73º) y en su lado del cuadro tiene jugadores peligrosos: el argentino Diego Schwartzman (20º) podría ser su adversario en octavos de final y el griego Stefanos Tsitsipas (6º) en cuartos.

Nadal llega a París tras ganar el Masters 1.000 de Roma, lo que le hace ganar confianza tras sus derrotas en las semanas anteriores en semifinales en tres torneos consecutivos (Montecarlo, Barcelona, Madrid).

“Es un título muy importante (el de Roma) y he jugado muy bien. Estoy muy contento con ello”, afirmó Nadal durante el sorteo, haciendo esfuerzos para hablar en francés.

Allí fue preguntado por el nuevo aspecto de las instalaciones de Roland Garros y sobre todo por la profunda remodelación de la pista central Philippe Chatrier, el escenario principal de sus grandes éxitos parisinos.

“Es increíble. Estoy muy contento. La Chatrier es muy bonita, todas las mejoras son increíbles”, afirmó.

AFP

Compartir es apreciar