El talento de los peloteros dominicanos es uno de los mejores valorados por las franquicias de Grandes Ligas debido a las herramientas y habilidades físicas que los jugadores demuestran desde que son prospectos.

A lo largo de la historia los dominicanos en Grandes Ligas cuatro peloteros han logrado posicionarse dentro de los mejores veinte acuerdos de mayor cantidad de salario, pero no se vislumbra que en los próximos años lleguen contratos de esa magnitud para los peloteros quisqueyanos.

Estando la República Dominicana en su época dorada de generación de prospectos y con una sólida cuota de talento joven divido entre los equipos de MLB, resulta sorprendente que solamente unos pocos tendrían la oportunidad de obtener contratos con volumen considerable de años y dinero próximamente.

Hasta el momento, los dos nombres de dominicanos que podrían obtener grandes acuerdos son Juan Soto, visto como la futura cara de las Grandes Ligas y Fernando Tatis Jr., debido a su proyección como campocorto.

Fuera de esos dos peloteros, a pesar del gran talento que exhibe el país a nivel de MLB, no se ve que las condiciones de mercado permitan a otros que alcanzar o superar la cifra de doscientos millones de dólares o diez años dentro de un contrato o extensión. Para muchos jugadores, las próximas cuatro temporadas significarán su llegada a los años de arbitraje salarial y con un mercado deprimido a causa de los efectos de la pandemia del nuevo coronavirus, resulta difícil visualizar que algún equipo decida extenderlos por largos períodos de tiempo y grandes sumas de dinero.

Como ejemplo, Rafael Devers, Miguel Andújar y Amed Rosario son tres jugadores titulares en sus respectivas escuadras que entrarán al primer año de arbitraje salarial luego de la temporada 2020 y hasta ahora, en ninguno de los tres casos, se ha visto a los equipos tratando de llegar a un acuerdo que evite el arbitraje.

Otro caso particular es el de Gary Sánchez, considerado como uno de los mejores receptores de las Grandes Ligas, quien iniciará la temporada 2020 en su primer año de arbitraje salarial y los New York Yankees no han hecho ofrecimientos públicos por los años restantes.

Adalberto Mondesí, de Kansas City Royals, ha demostrado potencial, en especial durante la pasada temporada, como también lo hizo Luis Castillo, abridor de los Cincinnati Reds. Ambos jugarán su última temporada antes de entrar a los años de arbitraje salarial de su contrato y tampoco se han visto ofertas para dichos jugadores.

Finalmente, está el caso del prospecto número uno del béisbol, por segundo año consecutivo, Wander Franco, que enfrentará la difícil realidad de que Tampa Bay Rays no es un equipo que tienda a ofertar mucho dinero a sus jugadores, ya que no es parte de su cultura. Sin embargo, con el talento del jugador se podría considerar llegar a un acuerdo del mismo tipo que el de Eloy Jiménez, que recibió 43 millones por seis temporadas, si el equipo tiene la idea de mantenerlo por los próximos años militando junto a ellos.

ESPN