El propietario de los New York JetsWoody Johnson, estuvo bajo investigación por un supervisor del Departamento de Estado luego de alegatos de haber pronunciado comentarios racistas y sexistas, sirviendo como embajador de los Estados Unidos al Reino Unido, y buscara que se disputara el Open Championship en un campo de golf propiedad del presidente Donald Trump, de acuerdo a un reporte de CNN publicado este miércoles.

Entre los alegatos, se señala que Johnson realizó comentarios racistas sobre hombres negros y cuestionó el propósito del Mes de la Herencia Negra. Supuestamente, alegó que los padres negros no se quedan con sus familias, diciendo que ese era el “verdadero reto”.

CNN reportó que Johnson hacía comentarios sobre la apariencia de las mujeres en la embajada y eventos públicos, y dijo que prefería trabajar con hombres porque eran más baratas y trabajaban más duro. Johnson supuestamente realizaba reuniones en clubes solo para hombres, imposibilitando que diplomáticas pudieran asistir, antes de que otro diplomático le pidió que dejara esa práctica a un lado.

El New York Times reportó en primera instancia el martes que Johnson dijo a colegas en febrero del 2018 que Trump le había pedido intentar asegurar un Open Championship en el Trump Turnberry de Escocia. El diario reportó que Johnson llevó al tema al Secretario de Estado de Escocia, pero ningún Open ha sido programado en la propiedad de Trump.

Una fuente familiar con la pesquisa dijo a CNN que investigadores se enfocaron en los esfuerzos de Johnson de emplear su posición para influenciar temas de negocios a favor de Trump.

Johnson fue confirmado como embajador en agosto del 2017. Su servicio está por terminar más tarde este año.

Cuando CNN le preguntó a Johnson respecto a los alegatos, no los negó, señalando que fue el “honor de su vida” haber servido como embajador.

Un vocero del Departamento de Estado dijo a CNN que “respaldan al embajador Johnson y esperan que siga manteniendo fuerte la relación con el Reino Unido”. La Casa Blanca no tuvo comentarios en torno a los alegatos cuando fue cuestionada por la cadena.

La NFL está al tanto del reporte de CNN y refirió preguntas al Departamento de Estado, dijo un portavoz de la liga. ESPN también ha pedido un comentario por parte de los Jets.

Johnson, quien adquirió al equipo en el 2000 por 635 millones de dólares, no ha tenido un rol activo con los Jets desde que asumió como embajador. Su hermano menor, Christopher Johnson, quien es un propietario minoritario, ha asumido el rol de CEO y cabeza de los Jets, y se ha encargado de las operaciones diarias del club.