España.- Su nombre es Saray Carrillo, una mujer transgénero que siempre mostró un carácter difícil tanto con sus compañeros como con los jueces, y es la concursante que causó la indignación de Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera al mostrarles una perdiz sin desplumar ni cocinar.

“Entiendo que no quieras cocinar, que te rindas, pero lo que has hecho no tiene justificación”, le dijo Jordi, que subrayó que Saray le había faltado el respeto a los jueces, a sus compañeros, al programa y a todos los aspirantes que habían pasado por el casting.


“No he terminado de hablar, ni se te ocurra abrir la boca, porque no tienes nada que decir hoy”, añadió el juez cuando la joven intentó justificar el motivo de su lamentable plato. “Nos hemos equivocado terriblemente contigo. Me sabe mal, este jurado se ha equivocado. Creo que es la vez que más nos hemos equivocado a la hora de dejar entrar a alguien por esa puerta en ocho años”, lamentó Jordi.


En esa misma línea se mostró Pepe, que había avisado a Saray de que no se mofara con esa creación de dudoso gusto: “Demuestras que no eres inteligente. Vienes aquí con la gracia que piensas que tienes a hacer esta idiotez. ¿Qué necesidad había?”.


Fue entonces cuando Saray pudo hablar para intentar excusarse: “Desde que me disteis el delantal negro me bloqueé. Me sentí mal, no quería seguir en el programa porque veía que mi destino ya estaba marcado. Me daba repugnancia pelar un pájaro de esos”. 


Unas explicaciones que no convencieron al jurado, que invitaron a la concursante a que se fuera de las cocinas: “Te agradecería que te quitaras el delantal, que no mereces ni el negro, y cruces esa puerta ahora”.