Infobae.- Meghan Markle se quejó con sus amigos más íntimos de que si Kate Middleton fuera constantemente criticada implacablemente por la prensa, la familia real habría intervenido y rechazado la conducta de los tabloides británicos. En sus dos años como royal, la duquesa de Sussex expuso su molestia por la gran diferencia que había entre ella y su cuñada, la favorita y mimada de la reina Isabel II.

Así lo reveló una persona muy cercana a la duquesa de Sussex. “Meghan dijo que si Kate fuera criticada, nadie lo hubiera soportado”, explicó un amigo de la esposa del príncipe Harry en declaraciones exclusivas al Daily Mail.

Markle cree firmemente que el accionar de la familia real con ciertos medios locales sería muy distinto si la esposa del príncipe William, sucesor al trono, hubiese sido sometida al mismo trato que recibió ella desde su boda con Harry en 2018.

La semana pasada, los Sussex anunciaron que no estarían más en contacto con cuatro tabloides del Reino Unido, incluido el Daily Mail, alegando el mal trato hacia Markle, de 38 años, quien además está en juicio con el tabloide. Aunque dentro del palacio dijeron que todos se sorprendieron por el accionar de los duques, el mismo informante afirmó: “Meghan dijo que nadie en la familia real debería sorprenderse con el anuncio y que necesitaba tomar una posición por ella y su hijo”.

De acuerdo al Daily Mail, Harry expuso su molestia a su padre, el príncipe Carlos, y a su abuela, pero no consiguió respuesta. Ante la indiferencia, Markle tomó la drástica decisión de dejar el país para que los medios no “destruyeran su vida y matrimonio”.

En enero, los duques de Sussex sorprendieron al mundo cuando anunciaron que abandonarían sus deberes reales, se volverían financieramente independientes y dividirían su tiempo entre Norteamérica e Inglaterra.

“Meghan dijo que cuando vivía en Inglaterra, los medios la acosaban sin parar y Harry sabía que tenía que hacer algo dramático para protegerla a ella y a la familia. Dijo que estaba siendo tratada injustamente y que se molestaban por todo lo que hacía, incluso frotarse demasiado el vientre cuando estaba embarazada”, explicó el amigo, que se mantuvo en el anonimato, al citado tabloide.

Según recoge el Daily Mail, Markle le dije a su marido que no iba a pasar por la maternidad siendo criticada por cada pequeña cosa que hacía y que la única solución era tomar el control de sus propias vidas.

Después de anunciar su renuncia, Meghan y Harry se establecieron en una mansión alquilada frente al mar en la isla de Vancouver en Canadá, y luego se mudaron a Los Ángeles, ciudad en la que vive la madre de la duquesa, Doria Ragland.

El hijo de Carlos de Gales lanzó una nueva iniciativa que apoya una de sus causas más importantes: ayudar a los militares. Este lunes dio a conocer HeadFIT, una nueva plataforma en línea que brinda al personal militar del Reino Unido acceso las 24 horas, los 7 días de la semana, a atención médica y asesoramiento mental. Es la primera gran iniciativa de Harry desde que se retiró de sus deberes reales el 31 de marzo.

Creada por la campaña de salud mental de la Royal Foundation, Heads Together, lanzada por Harry, el príncipe William y Kate Middleton en abril de 2016, HeadFIT fue anunciada por primera vez por el duque de Sussex en octubre de 2017. Desde entonces, se ha desarrollado en asociación con el Ministerio de Defensa del Reino Unido (MoD) y los principales expertos en salud mental en el Kings College de Londres.

“HeadFIT lleva casi tres años en desarrollo y estoy extremadamente agradecido con todos los que han estado en este viaje con nosotros”, dijo el príncipe Harry en un comunicado sobre la plataforma, que incluye herramientas para ejercicios de respiración, relajación y una mejor postura corporal. Está diseñado específicamente para personal militar en servicio y retirado.

El objetivo es que estas técnicas se puedan integrar fácilmente en la vida cotidiana, ya sea que se trate de guardia, realizar tareas ceremoniales para la reina Isabel o simplemente relajarse en casa.

“Todos los que han trabajado en ello, para crear lo que tenemos hoy, deberían estar increíblemente orgullosos y entusiasmados por el impacto que tendrá”, agrega Harry, quien sirvió durante 10 años en las fuerzas armadas del Reino Unido, incluidas dos misiones a Afganistán.

El duque de Sussex, que acordó no usar más su títulos militares como condición para su separación de la familia real, ahora vive en Los Ángeles con su esposa Meghan Markle y su hijo Archie, que el 6 de mayo cumple su primer año

Los duques han mantenido un perfil bajo y fueron vistos distribuyendo comidas casa a casa para la iniciativa Project Angel Food, con sede en Los Ángeles. “Solo salen de su casa para realizar obras de caridad”, dijo una fuente a People.