El productor y conductor del programa Santiago Matías, “Alofoke”, denunció que ofrecieron un millón de pesos para quitarle la vida tras revelar pistas sobre el supuesto acto vandálico al artista urbano El Alfa en Miami, donde, además de tirotearlo, le quemaron el vehículo de alta gama Bugatti.

Santiago afirmó que la orden fue enviada al penal de La Victoria, aunque no explicó mayores detalles.

“Mi cabeza tiene un precio de un millón de pesos dominicanos. En el penal de La Victoria enviaron una orden para dicha actuación, luego de yo publicar ayer pistas sobre lo sucedido con el Bugatti”, manifestó Matías.

Asimismo, responsabilizo a un productor musical de cualquier cosa que le pase. Aquí sus declaraciones completas.

No es la primera vez que el creador de contenidos denunció haber recibido amenazas; señaló lo mismo el pasado mes de julio, luego de entrevistar al cantante Bonny Cepeda, quien admitió que recibió 60 mil dólares por cantarle a Nicolás Maduro en su cumpleaños.

En ese instante, Santiago Matías conocido como “Alofoke” realizó la denuncia a través de su cuenta de Twitter donde indicó que teme por su vida.

“Temo por mi vida, estoy recibiendo llamadas anónimas amenazándome luego de la entrevista”, dijo Matías.

Sobre incendio del Bugatti

El artista urbano Emmanuel Herrera Batista (El Alfa) habló este lunes luego del fuego causado a su vehículo de alta gama Bugatti. El intérprete alegó este lunes en su cuenta de Instagram que sus problemas en Miami habrían iniciado a partir de un promotor artístico.

Según El Alfa, el hombre le habría solicitado que grabara con un artista urbano “obligatoriamente”, y que en su momento le dijo que sería en otro momento.

“Mi respuesta en ese momento fue que tenía algunos proyectos pendientes y que más adelante le avisaría”, señala El Alfa.

Sin embargo, dice El Alfa en su red social la reacción del individuo habría sido: “En Miami control yo y si no grabo voy a pagar las consecuencias (sic)”. Además de advertirle que supuestamente es “un hombre muy peligroso”.

Supuestamente, a los pocos días de ese incidente a El Alfa el balearon una yipeta Rolls Royce y meses más tarde le quemaron el Bugatti en su residencia.

“La realidad es que ya no sé qué hacer. Solo quiero seguir logrando mi sueño y darle lo mejor a mi familia Y a mis fanáticos”, dijo.

Según dijo, cualquier cosa que le pase a él y a su equipo de trabajo responsabiliza este promotor artístico.

Comparte esto!