La policía de la ciudad de Hadley en Massachusetts arrestó y acusó a la pareja dominicana de Wilmer Álvarez Vargas y Keyla Fernández de 26 y 32 años de edad de balear gravemente a dos adolescentes no identificados en el baño de una tienda de la cadena Walmart y ambos huyeron de la escena siendo detenidos en una carretera donde les encontraron heroína, cocaína y dos pistolas en el carro que abordaban.
Los investigadores dijeron que no creen que el ataque a tiros a las víctimas fuera al azar sugiriendo que los heridos fueron un blanco de los acusados.
Los adolescentes de 18 y 19 años de edad fueron llevados al hospital Baystate Medical Center por heridas graves. Uno recibió balazos en la cara y una pierna y el otro en un brazo y el pecho.
Según la acusación, los adolescentes baleados estaban en el sanitario de la tienda situada en la Ruta 9 el domingo en la noche cuando fueron tiroteados.
El teniente de policía de Hadley, Mitchell Kuc, le dijo al canal de televisión WWLP-22 News que los oficiales recibieron varias llamadas al 911 sobre disparos dentro de la tienda después de las 10:00 de la noche. Añadió que la policía pudo obtener una descripción del vehículo de los sospechosos de testigos que vieron el incidente, y ese vehículo fue encontrado poco después de que la pareja fue detenida.
Mientras los policías los detenían a los dos, otro vehículo se dirigió al estacionamiento con los adolescentes baleados que fueron auxiliados por los agentes.
La portavoz de la fiscalía Laurie Loisel dijo que Álvarez Vargas presuntamente disparó a las dos víctimas.
Explicó que testigos y videos de vigilancia muestran a Álvarez Vargas saliendo de Walmart en un vehículo con Fernández como acompañante. El vehículo fue detenido en la calle Russell por la policía de Hadley.
Después del incidente, un tramo de la Ruta 9 entre la calle Este y la carretera Mill Valley Road fue cerrada durante casi dos horas.
El teniente Kuc dice que la investigación tanto en el Walmart como en el automóvil del presunto tirador llevó al descubrimiento de las dos pistolas y cantidades no especificadas de heroína y cocaína.
Álvarez Vargas regresará al tribunal el martes 31 de agosto para una audiencia de peligrosidad.
En el expediente de Álvarez Vargas figuran dos cargos de asalto armado con intención de asesinato, posesión de una sustancia controlada clase A (heroína) con intención de distribuirla, posesión de una sustancia clase B (cocaína) con intención de traficarla, tenencia ilegal de un arma de fuego sin licencia y posesión de municiones sin licencia.
Fernández es acusada de tener accesorios después del hecho, engañar a un oficial de policía, posesión de una sustancia clase A (heroína) con intención de distribuir, posesión de una sustancia clase B (cocaína) con intención de distribuirla, posesión de un arma de fuego sin licencia y posesión de municiones sin licencia
El incidente está siendo investigado por la Policía de Hadley y detectives de la Policía Estatal de Massachusetts asignados a la oficina del fiscal del distrito Noroeste David Sullivan.

Comparte esto!