EEUU.- La recomendación de Donald Trump que propuso una inyección de desinfectante e introducir luz solar en pacientes con coronavirus está teniendo sus primeras consecuencias, a pesar de que posteriormente el presidente de Estados Unidos se retractó de sus palabras y dijo que fueron un “sarcasmo”.

Sin embargo, no ha sido suficiente. Porque más de 100 estadounidenses han tenido ya que ser ingresados tras ingerir detergente o lejía por las indicaciones que dio Trump. Médicos, el fabricante del producto de limpieza Lysol e incluso la Agencia Estadounidense del Medicamento desmintieron las palabras del presidente, pero ya era demasiado tarde.

El estado de Maryland, de acuerdo a la información que ofreció la oficina del gobernador, ha enviado una alerta de emergencia a la población después de recibir más de 100 llamadas sobre el consumo de desinfectante como posible tratamiento para el COVID-19.

El Departamento de Salud de Nueva York, por su parte, publicó este mensaje. “Bajo ninguna circunstancia los desinfectantes o productos de limpieza deben ser usados para tratar o prevenir el COVID-19”, aseguró en un tuit. Según, el New York Daily News, hubo unos 30 casos de posible intoxicación en el estado.

Fuente: marca.com