En un artículo de opinión publicado el domingo, un periódico iraní de línea dura instó al gobierno de Irán a atacar la ciudad portuaria israelí de Haifa si se comprueba que Israel ordenó el asesinato del científico que fundó el programa nuclear militar de la República Islámica a principios de la década del 2000.

Aunque el periódico de línea dura Kayhan ha abogado desde hace mucho tiempo por lanzar represalias agresivas frente a los ataques contra Irán, el artículo de opinión del domingo fue más allá, al sugerir que cualquier asalto se lleve a cabo de una manera que destruya instalaciones y que “también cause muchas bajas humanas”.

Israel —sobre quien pesan viejas sospechas de que ha estado detrás del asesinato de científicos iraníes durante la década pasada en medio de las tensiones por al programa nuclear de Teherán— aún no se ha pronunciado respecto a la muerte de Mohsen Fakhrizadeh ocurrida el viernes. Sin embargo, el incidente tiene el sello de una emboscada estilo militar cuidadosamente planeada, con un camión bomba y hombres armados, parecida a las que se le acusa a Israel de haber perpetrado antes.

Las agencias de inteligencia estadounidenses y los inspectores nucleares de la ONU han dicho que el programa nuclear militar que supervisó Fakhrizadeh se disolvió en 2003, pero nunca han cesado las sospechas israelíes sobre el programa atómico de Teherán y la presunta participación del científico.

Kayhan publicó el artículo escrito por el analista iraní Sadollah Zarei, quien argumentó que las respuestas anteriores de Irán a presuntos ataques aéreos israelíes que mataron a fuerzas de la Guardia Revolucionaria en Siria no fueron lo suficientemente lejos para disuadir a Israel.

Zarei dijo que un ataque contra Haifa también debía ser mayor que el ataque con misiles balísticos de Irán contra las tropas estadounidenses en Irak luego del ataque con aviones no tripulados estadounidenses en Bagdad, que mató a un alto general iraní en enero.

Atacar Haifa y matar a un gran número de personas “definitivamente conducirá a la disuasión, porque Estados Unidos, el régimen israelí y sus agentes no están de ninguna manera listos para participar en una guerra y una confrontación militar”, escribió Zarei.

El ataque reavivó los temores de una represalia de Irán contra Estados Unidos, aliado cercano de Israel en la región. Las fuerzas armadas de Estados Unidos reconocieron haber trasladado de vuelta a un portaaviones a la región, y un legislador iraní sugirió expulsar a los inspectores nucleares de Naciones Unidas en respuesta al asesinato.

El líder supremo de Irán, el ayatola Alí Jamenei, llamó el sábado a Fakhrizadeh “el científico nuclear y defensivo más prominente y distinguido del país”.

Jamenei, quien tiene la última palabra en todos los asuntos de Estado, dijo que la principal prioridad de Irán después del asesinato era el “castigo definitivo a los perpetradores y a quienes dieron la orden”, pero no entró en detalles.

En un discurso el sábado, el presidente Hassan Rouhani responsabilizó a Israel del crimen.

“Responderemos al asesinato del mártir Fakhrizadeh en su debido momento”, advirtió Rouhani. “La nación iraní es muy inteligente como para caer en la trampa de los sionistas. Ellos están pensando en crear caos”.

Fuente: The Associated Press

Comparte esto!