El gobierno cubano rechazo la medida estadounidense de incluir en su “lista negra” al Banco Financiero Internacional, medida que impide a los estadounidenses realizar transacciones con esta entidad.  

Este primero de enero el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, anunció el ingreso del Banco Financiero International S.A. a la “Lista de Restringidos”, mediante una medida que será efectiva a partir de su publicación, a principios de enero. 

Pompeo calificó a la entidad bancaria de la isla como un “banco controlado por militares de Cuba” que se beneficia a expensas del pueblo. 

Tras el anuncio de la sanción, las autoridades isleñas rechazaron la medida y aseguraron que se trata de un refuerzo al “bloqueo contra Cuba”. 

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, señaló que “la inclusión de entidades en sus listas pretende reforzar un cerco económico que no ha podido destruir la Revolución Cubana en 62 años”. 

La sanción fue anunciada a 20 días de que el presidente Donald Trump le entregue el poder al demócrata Joe Biden y dentro de una escalada de presión a La Habana en los últimos meses de la Administración del líder republicano. 

Además, como ha ocurrido con las sanciones más recientes, el anuncio llegó en una fecha clave para el calendario político cubano, en este caso el aniversario 62 del triunfo de la revolución liderada por Fidel Castro. 

El Gobierno de Trump ha ido aumentando su presión sobre sectores estratégicos de Cuba que han deteriorado la ya maltrecha economía cubana, que atraviesa una de sus peores crisis en tres décadas. 

En las tres semanas que le quedan en el poder, Trump podría darle un golpe a la isla y devolverla a la lista de Estados patrocinadores del terrorismo, de la cual salió en 2015, durante el proceso de acercamiento y deshielo con el entonces gobierno de Barack Obama. 

Con EFE y Reuters