CIUDAD DE MÉXICO.- La policía y ejército de México informaron el domingo que arrestaron al líder del cártel de Santa Rosa de Lima, el cual ha propagado la violencia a través del norte-centro del país y peleado durante años una batalla sangrienta con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Las fuerzas armadas y autoridades del estado de Guanajuato dijeron que habían capturado a José Antonio Yépez Ortiz, mejor conocido como “El Marro”.

Yépez Ortiz era peculiar entre los líderes de organizaciones de narcotráfico debido a que publicaba videos con llamados emocionales a sus seguidores, incluido uno en junio en el que aparece llorando luego de que varios de sus seguidores y familiares fueron detenidos. En otra grabación, amenazó con unir fuerzas con el Cártel de Sinaloa para vencer al CJNG, que es la organización de narcotráfico de más rápido crecimiento de México.

Durante años, Yépez Ortiz había sido sujeto de enormes persecuciones y fue detenido junto con otros cinco sospechosos por presuntamente haber secuestrado a una empresaria.

Su cártel de Santa Rosa no era una organización de narcotráfico como tal, sino un grupo poderoso y violento que creció en un poblado rural del mismo nombre en el estado de Guanajuato, en el norte-centro de México, a través del robo de combustible de oleoductos y refinerías del gobierno, así como del robo de mercancías de los trenes.

La lucha entre el CJNG convirtió al centro industrial de Guanajuato, con sus plantas de automóviles y proveedores de auto partes extranjeras, en el estado más violento de México.

El cártel de Santa Rosa también era inusual en sus actividades, debido a que trató de construir una red de apoyo entre los residentes locales al permitirles tomar una pequeña parte de las ganancias de los robos. Pero cuando aumentó la vigilancia en los trenes y oleoductos, el grupo recurrió a una extorsión generalizada y a los secuestros.

AP