AFP.- Estados Unidos evaluará “todas las opciones” para extender el embargo sobre ventas de armas convencionales a Irán que vence en octubre, lo que incluye recurrir al acuerdo nuclear que Donald Trump abandonó, dijo este miércoles el secretario de Estado, Mike Pompeo.

La prohibición de vender armas convencionales a Irán que expira en octubre tiene su origen en una resolución de 2015 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que bendijo el acuerdo de desnuclearización que encabezó el expresidente Barack Obama.

“No vamos a permitir que eso suceda”, dijo Pompeo en conferencia de prensa, en alusión al fin de la prohibición.

“En caso de que no logremos que nadie actúe, Estado Unidos está evaluando todas las opciones sobre cómo hacerlo”, agregó.

Pompeo afirmó que le pedirá al Consejo de Seguridad de la ONU que prolongue la prohibición.

Pero China y especialmente Rusia, que se espera que firme nuevos contratos de armas con Irán, se opondrán a una prórroga. Ambas potencias aceptaron la prohibición de cinco años como parte de un compromiso alcanzado con la administración Obama.

La manera de evitar el veto de China o Rusia es que un participante del acuerdo nuclear provoque el regreso de las sanciones impuestas, declarando que Irán incurrió en una violación al acuerdo.

Estados Unidos buscará que Gran Bretaña, Francia y Alemania, que a diferencia de Estados Unidos siguen siendo parte del acuerdo nuclear, entren en acción.

Pero los aliados de Estados Unidos son críticos con su enfoque en este tema y aseguran que Europa todavía tiene una prohibición de las exportaciones de armas a Irán y que el ámbito nuclear es más importante.

Los inspectores de la ONU dijeron que Irán cumplió con el acuerdo nuclear y redujo drásticamente su programa, en el camino al alivio de sanciones.

En contrapartida, Trump -aliado de rivales de Irán como Arabia Saudita e Israel- dijo que el objetivo debería ser reducir las actividades regionales del régimen y aplicar sanciones drásticas.