Corey Pujols, un empleado de Dunkin’ Donuts en Tampa, Florida, enfrenta un cargo de homicidio por golpear a un cliente de 77 años, que terminó perdiendo la vida a causa de la agresión, informa The Tampa Bay Times.

Según el reporte de arresto de la Policía, el cliente habría lanzado un insulto racista contra Pujols. El detenido, un afroamericano de 27 años, asegura que el hombre fue “extremamente irrespetuoso” y que repitió el insulto.

Tras recibir el puñetazo, la víctima habría caído de espaldas y se habría golpeado la cabeza con el concreto. La autopsia mostró que sufrió una fractura del cráneo y contusiones cerebrales.

Pujols podría recibir una sentencia máxima de 30 años en prisión.