Las autoridades de Michigan impusieron cargos de homicidio en primer grado a tres miembros de una familia, principales sospechosos del asesinato ocurrido en una disputa en medio de la pandemia.

La fiscalía del condado de Genesee, Michigan, acusó formalmente a Sharmel Teage, su esposo Larry Teage y su hijo Ramonyea Bishop –todos entre 45 y 23 años- de asesinato premeditado y cargos por posesión de armas de fuego después de la muerte de Calvin Munerlyn, un guardia de seguridad de un local “Dollar Store” en Flint, Michigan.

El caso ha conmovido al país porque se relaciona directamente con la “nueva normalidad” que exige el uso de máscaras tapabocas para ingresar a diversos comercios.

El asesinato ocurrió el pasado viernes 1 de mayo. En esta pequeña ciudad de Michigan la orden es que quien ingrese a las tiendas abiertas por ser considerados negocios esenciales –en este caso un local de venta de artículos comestibles y de uso cotidianos a muy bajo precio- deben usar un tapabocas sin excepción.

Según el relato de diversos testigos y lo que quedó grabado en las cámaras de seguridad, Calvin Munerlyn estaba realizando su labor como guardia de seguridad cuando una mujer de unos 40 años junto a su hija intentan ingresar en el comercio.

Calvin Munerlyn fue asesinado por pedir a un cliente que use su máscara facialCalvin Munerlyn fue asesinado por pedir a un cliente que use su máscara facial

La menor –adolescente- no llevaba máscara puesta, por lo que el guardia la invitó a retirarse. La madre de la joven comenzó a a gritarle desaforadamente a Munerlyn e ingresó a la fuerza a la tienda. El guardia le pidió a la cajera que no le cobre e insistió a las mujeres con que se vayan. Estas acataron la orden del guardia con notable molestia.

Veinte minutos después llegó a la misma tienda la mujer de los gritos –identificada posteriormente como Sharmel Teage- acompañada por dos hombres –que según las autoridades son su esposo y su hijo. Los hombres se acercaron al guardia, lo increparon y el menor sacó un arma de fuego y disparó, asesinándolo al instante. Los tres miembros de la familia se dieron a la fuga.

Durante todo el fin de semana hubo una intensa investigación que llevó a las autoridades a revelar la identidad de los acusados e imponerles cargos formales. Sharmel Teage fue detenida el martes por la mañana.

Su esposo y su hijo por el momento continúan prófugos, aunque sobre ellos recae un pedido de captura y la oferta de una recompensa a quien aporte datos certeros acerca de su paradero.

La víctima tenía 43 años y sólo llevaba un par de meses trabajando en esa tienda. Era padre de seis hijos y tres hijastros. En su comunidad lo lloran desconsoladamente porque se había destacado como un miembro importante de uno de los barrios más pobres de Flint.

Recientemente había sido reconocido como padre del año por la escuela pública Madison Academy, a la que asisten sus hijos. Según el director de ese establecimiento se llevó el galardón no sólo por ocuparse con gran dedicación de sus hijos sino también por haber atendido a muchos niños que están creciendo sin una figura paterna fuerte.

Además de la brutalidad y el absurdo de este asesinato, el caso conmueve porque toca una tecla sensible. Buena parte de la sociedad estadounidense está negándose al uso de las máscaras por cuestiones políticas.

Reisdentes de Detroit hacen fila para acceder a las pruebas gratis de coronavirus REUTERS/Rebecca CookReisdentes de Detroit hacen fila para acceder a las pruebas gratis de coronavirus.

Pese a que el Presidente Donald Trump aconseja el uso de máscaras y pide que se respete el distanciamiento social, algunos de sus seguidores más radicales se han unido a un movimiento social en contra de las limitaciones impuestas por la lucha contra el coronavirus y catalogan el uso de máscaras como un elemento de opresión de la izquierda.

Hasta el momento nada vincula a los sospechosos de este homicidio con estos movimientos políticos.

Fuente: Infobae.

Comparte esto!