Las autoridades frustraron un complot para secuestrar a la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer. La fiscal general del estado, Dana Nessel, reveló el viernes que una vez que las agencias del orden descubrieron el complot, Whitmer y su familia fueron trasladados ocasionalmente a otros sitios, mientras eran monitoreados los hombres que presuntamente planearon durante meses su secuestro.

Al revelar los detalles en una entrevista con “CBS This Morning”, la fiscal Nessel dijo que la gobernadora demócrata fue actualizada constantemente sobre la investigación en los últimos dos meses.

“Ella estaba al tanto de lo que estaba sucediendo”, dijo Nessel. “A veces, ella y su familia eran llevadas de un lugar a otro como consecuencia de actividades de lo que sabían las agencias del orden”.

Las autoridades anunciaron el jueves que frustraron el plan para secuestrar a Whitmer como parte de un complot que incluyó ensayos para secuestrarla de su casa vacacional antes de las elecciones del 3 de noviembre. El mandato de Whitmer concluye en 2022.

Seis hombres fueron acusados en una corte federal de conspirar para secuestrar a la gobernadora. Ellos dijeron que buscaban hacerlo en respuesta a su “poder descontrolado”, de acuerdo con documentos federales. Separadamente, otros siete vinculados con un grupo paramilitar llamado Wolverine Watchmen fueron acusados en una corte estatal de buscar atacar el Capitolio de Michigan y tratar de provocar una “guerra civil”, incluso cuatro que ayudaron a vigilar la casa de Whitmer.

Los dos grupos se entrenaron juntos y planearon “varios actos de violencia”, de acuerdo con la policía estatal.

La vigilancia antisecuestro se realizó en agosto y septiembre, de acuerdo con una declaración jurada del FBI, que dijo que cuatro de los hombres habían planeado reunirse el miércoles para “hacer un pago por explosivos e intercambiar equipo táctico”.

“Creímos que era hora de intervenir antes de que alguien perdiera la vida”, dijo Nessel.

Whitmer, que fue considerada como una posible compañera de fórmula del candidato presidencial demócrata Joe Biden, ha sido muy elogiada por su respuesta a la pandemia de coronavirus, pero también muy criticada por legisladores republicanos y personas en áreas conservadoras del estado. El Capitolio estatal ha sido escenario de muchas protestas, incluso por parte de milicianos armados que han pedido la salida de la gobernadora.

AP

Deja una respuesta