AFP.- La Unión Europea (UE) usará sus “capacidades diplomáticas” para intentar impedir que Israel siga adelante con un plan para anexar partes de la Cisjordania ocupada, dijo este viernes el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell.

Los países de la UE están alarmados ante la perspectiva de estas anexiones, en el marco del plan de paz para Oriente Medio del presidente estadounidense, Donald Trump, pero están divididos sobre qué medidas adoptar.

“En lo que todo el mundo está de acuerdo es en que tenemos que aumentar nuestros esfuerzos y nuestros contactos con todos los actores relevantes en Oriente Medio”, dijo el jefe de la diplomacia tras una reunión de cancilleres.

Borrell confirmó así la disposición de los 27, que consideran las anexiones como una violación del derecho internacional, a desplegar “todas [sus] capacidades diplomáticas para evitar cualquier tipo de acción unilateral”.

Estos esfuerzos diplomáticos implicarán hablar con Washington y los países árabes, así como con las autoridades israelíes y palestinas, apuntó Borrell, días antes de la toma de posesión del nuevo gobierno en Israel.

Algunos países de la UE presionaron para que el bloque adoptara una línea más dura contra Israel. El veterano canciller luxemburgués, Jean Asselborn, pidió así el reconocimiento de un Estado palestino.

Pero otros instaron a la cautela y al diálogo con Israel que es visto como un importante socio de la UE en Oriente Medio. La posición del bloque es el respeto a la solución de dos Estados en base a las fronteras de 1967.