Francia, AP.- El papa Francisco expresó el miércoles “vergüenza” por sí mismo y por la Iglesia católica ante la magnitud de los abusos sexuales contra menores dentro de la institución en Francia y reconoció fallos a la hora de priorizar las necesidades de las víctimas.

En su audiencia general semanal en el Vaticano, el pontífice habló sobre un reporte publicado el martes que calculó que unos 330.000 menores franceses fueron víctimas de abusos por parte de sacerdotes y otras figuras con autoridad en la jerarquía eclesiástica desde la década de 1950.

“Desafortunadamente, hay un número considerable. Me gustaría expresar a las víctimas mi tristeza y dolor por el trauma que sufrieron”, dijo Francisco. “Esto es además mi vergüenza, nuestra vergüenza, mi vergüenza, por la incapacidad de la Iglesia durante tanto tiempo de ponerlos en el centro de sus preocupaciones”.

El papa pidió a todos los obispos y superiores religiosos que tomen todas las acciones necesarias “para que no se repitan dramas similares”.

El papa expresó también su “cercanía y apoyo paternal” a los curas franceses ante una “prueba difícil” y pidió a los católicos del país que se “aseguren de que la iglesia siga siendo un lugar seguro para todos”.

El presidente francés Emmanuel Macron dijo el miércoles que enviaba sus condolencias a las víctimas. “Detrás de las figuras y las situaciones terribles que se describen, hay vidas destruidas”, dijo el presidente al margen de una reunión europea en Eslovenia.

“Son necesarias la verdad y la compensación”, dijo Macron y agregó que resta aplicar los cambios recomendados por el informe y proteger mejor a los menores de edad.

Según el reporte, unos 3.000 sacerdotes y un número indeterminado de personas relacionadas con la Iglesia abusaron sexualmente de niños y adolescentes. El informe es el primero que pone cifras al devastador fenómeno global en el país. Como ha ocurrido en otros lugares, la Iglesia gala ha tenido que enfrentarse a los secretos vergonzosos que escondió durante décadas.

El presidente de la comisión independiente que publicó el reporte, Jean-Marc Sauvé, destacó el martes que las autoridades católicas francesas habían ocultado de una “forma sistemática” los abusos cometidos a lo largo de 70 años.

Las víctimas acogieron con agrado el informe, pero dijeron creer que debería haber llegado mucho antes. El presidente de la Conferencia Episcopal francesa les pidió su perdón.

La cifra total de víctimas incluye unos 216.000 que habrían sido agredidas por curas y otros clérigos. En los demás casos, los autores de los abusos habrían sido personas ligadas a la institución, como líderes scouts o consejeros de campamentos, añadió el reporte. Los cálculos se basaron en una pesquisa más amplia del Instituto Nacional de Salud e Investigación Médica de Francia acerca de los abusos a menores en el país.

La comisión instó a la Iglesia a tomar medidas contundentes y denunció sus “fallos” y “silencio”. Además, pidió al Vaticano que ayude a compensar a las víctimas, en especial en los casos que han prescrito y no pueden juzgados por los tribunales.

Comparte esto!