EEUU, INFOBAE.- Donald Trump aseguró este lunes que el coronavirus, que ya ha dejado más de 900 muertos, va a desaparecer en abril, después del invierno boreal, gracias al “calor”.

“Como ya dije, para abril o durante el mes de abril, el calor habitualmente mata a este tipo de virus”, opinó el presidente de Estados Unidos, quien también elogió la actitud de Pekín. “Creo que están haciendo un buen trabajo (…) Tuve una larga conversación con el presidente Xi (…) él tiene mucha confianza”.

Días atrás, el jefe de Estado sostuvo que su administración “tomará todas las medidas necesarias para proteger a nuestros ciudadanos de esta amenaza”.

Hoy la epidemia continúa ganando terreno y las autoridades sanitarias tienen cuidado de no decir que se avizora el “pico”, es decir, el momento en que el número de contagios comenzará a disminuir de una semana a la siguiente.

“No lo sabemos”, dijo el viernes el director del Instituto de Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, Anthony Fauci, miembro del equipo presidencial de trabajo sobre el virus, al ser consultado acerca de cuándo comenzaría a disminuir la epidemia.

“Cualquier tipo de predicción sería inoportuna porque quedan muchas incógnitas”, añadió.

El pasado sábado, las autoridades de Washington informaron que un estadounidense, de 60 años, murió a causa del nuevo coronavirus, la primera muerte confirmada de la enfermedad que no es de origen chino.

Aunque la gran mayoría de los casos han sido en China, el virus se ha extendido a unas dos decenas de países en el extranjero, y los últimos casos de este tipo incluyen cinco ciudadanos británicos infectados en un complejo turístico de esquí francés.

El hombre estadounidense murió el jueves en Wuhan, epicentro del brote del virus en la provincia central china de Hubei, dijo un portavoz de la embajada de EEUU en Pekín el sábado.

El número de víctimas por la epidemia en China saltó a 902 este lunes, después de que la provincia más afectada de Hubei informara de 91 nuevas muertes. En su actualización diaria, la comisión de salud de Hubei también confirmó otros 2.618 nuevos casos en la provincia central, donde el brote surgió en diciembre. De este modo, ahora hay más de 40.000 casos confirmados en toda China.

Se cree que el nuevo virus surgió el año pasado en un mercado que vende animales salvajes en la capital de Hubei, Wuhan, la ciudad del centro del brote, antes de propagarse por todo el país.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo el sábado que el número de casos reportados diariamente en China se estaba “estabilizando”, aunque el organismo de salud advirtió que era demasiado pronto para decir si el virus había alcanzado su punto máximo. Una “misión internacional de expertos” de la OMS partió a finales del domingo hacia China, indicó en Twitter el director general de la agencia, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Las únicas muertes confirmadas fuera del continente son un chino en Filipinas y un hombre de 39 años en Hong Kong.

La cifra ha superado el número global de muertes causadas por el virus del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS), que mató a 774 personas en 2002-03.

Ghebreyesus, por su parte, advirtió que la propagación del coronavirus fuera de China podría aumentar con la transmisión de la enfermedad por personas que nunca han viajado a ese país. “Ha habido casos preocupantes de propagación del #2019nCoV por personas sin antecedentes de viaje” en China.

“La detección de un pequeño número de casos puede indicar una transmisión más generalizada en otros países; en pocas palabras, tal vez solo estemos viendo la punta del iceberg”, agregó el etíope.

Compartir es apreciar