La Casa Blanca confirmó el miércoles 20 de enero, último día del mandato presidencial de Donald Trump, la lista de 73 indultos y otras 70 conmutaciones de sentencias firmadas por el presidente saliente. En ella destacan los nombres de Steve Bannon, el asesor ultraderechista acusado de defraudar a donantes para la construcción del muro con México y Elliott Broidy, exrecaudador de fondos de la campaña de Trump. El mismo día, el magnate suspendió la deportación de algunos inmigrantes irregulares venezolanos durante 18 meses.

A pocas horas de terminar su mandato, Donald Trump utilizó de nuevo el poder presidencial para firmar indultos con el fin de librar de la justicia a aliados políticos y personas cercanas a su figura. Entre los nombres de la lista destaca el de su asesor de campaña en 2016, Steve Bannon, acusado de defraudar a donantes para el muro fronterizo entre Estados Unidos y México.

Bannon, que pronto perdió el apoyo del presidente tras criticar a los hijos del mandatario, se convirtió más tarde en consejero de varios de los principales líderes de la extrema derecha europea – entre ellos Mateo Salvini en Italia y Santiago Abascal en España -. En los últimos meses recuperó la confianza de Trump, quien volvió a pedir su consejo para elaborar una estrategia que le permitiera alegar fraude en las pasadas elecciones de noviembre.

La Fiscalía de Manhattan detuvo a Bannon el pasado agosto tras ser acusado de haber usado un millón de dólares para gastos personales, procedentes de donaciones para la construcción del muro de Trump en la frontera con México. El asesor y otros tres colaboradores fueron acusados de “orquestar un esquema para defraudar cientos de miles de dólares” en una campaña que pretendía recaudar 25 millones de dólares.

Elliot Broidy y otros nombres cercanos el presidente, también indultados

Entre estos últimos indultos de Donald Trump se encuentra también el nombre de Elliot Broidy, un hombre de negocios californiano, que en 2016 se convirtió en uno de los principales recaudadores de fondos para la campaña del magnate desde un primer momento, cuando la mayoría de la élite de donantes republicanos todavía mostraba su escepticismo hacia la figura de Trump.

En octubre de 2020 se declaró culpable de violar las leyes de “lob” extranjero en favor de intereses de China y Malasia. En su declaración de culpabilidad, Broidy afirmó haber aceptado nueve millones de dólares por parte del empresario malayo Jho Low, con el fin de conseguir presionar al gabinete de Trump para que se extraditara a un disidente chino y se cerrara un caso en contra de Low por malversación de un fondo soberano malayo.

En la lista de indultos también se encuentran nombres prominentes del Partido Republicano. Entre ellos, Rick Renzi – exmiembro de la Cámara de Representantes -, condenado en 2013 a tres años de prisión por sobornos que incluían intercambio de tierras en Arizona y Robert Hayes, congresista por Carolina del Norte, que se declaró culpable en 2019 de mentir al FBI.

Además, también concedió clemencia al demócrata y exalcalde de Detroit Kwame Kilpatrick, condenado en 2013 por utilizar su cargo para enriquecerse a sí mismo y a su familia mediante chantajes y sobornos. Entre otros nombres destaca también el de Paul Erickson, agente político conservador y expareja de la presunta espía rusa Maria Butina, quien se declaró culpable de cargos de fraude electrónico y lavado de dinero.

Si bien se especulaba con la posibilidad de que Trump incluyese su propio nombre dentro de esta lista, por el momento no se ha confirmado esta posibilidad, si bien todavía tiene hasta la tarde del 20 de enero para confirmar más indultos.

Suspensión por 18 meses de la deportación de inmigrantes indocumentados venezolanos

Horas antes de tomar estas medidas, el día 19 de enero la Casa Blanca confirmó también la suspensión por un periodo de 18 meses de la deportación de inmigrantes en situación irregular de Venezuela y la concesión de permisos temporales de trabajo.

“La situación de deterioro dentro de Venezuela, que representa una continua amenaza para la seguridad nacional, justifica el aplazamiento de la expulsión de los ciudadanos venezolanos que se encuentran presentes en los Estados Unidos”, dijo en un comunicado la Casa Blanca. Esta medida marca como excepciones los casos de personas que hayan sido deportadas anteriormente o acusadas de crímenes o delitos menores.

Junto a la suspensión de las deportaciones, se aprobaron “autorizaciones de empleo para extranjeros cuya expulsión haya sido aplazada (…) por la duración de dicho aplazamiento”, en un conjunto de medidas que son un claro guiño a la cada vez más amplia comunidad venezolana en Estados Unidos, que se unen a las anteriores sanciones al Gobierno de Maduro.

Con Reuters, EFE y medios locales.