AFP.- Al menos 22 combatientes murieron este domingo en Siria en combates entre fuerzas del régimen de Damasco y yihadistas, a pesar de una precaria tregua observada en el noroeste del país en guerra, informó una oenegé.

Durante las últimas semanas, se registraron algunos enfrentamientos esporádicos o disparos de artillería en la provincia de Idlib y territorios adyacentes, pese al alto el fuego acordado a comienzos de marzo en esta región, último gran bastión yihadista y rebelde en Siria.

En los combates de este domingo murieron “15 efectivos del régimen o milicias aliadas, pero también siete yihadistas”, en particular de Huras al Din, un grupúsculo vinculado a Al Qaida, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

La violencia en el noroeste de la provincia de Hama, vecina de Idlib, se desencadenó tras un ataque nocturno de los yihadistas contra posiciones del régimen, según la fuente.

El balance “es el más elevado desde la entrada en vigencia de la tregua”, precisó a la AFP el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

Con unos 1.800 efectivos, Huras al Din también cuenta con miembros extranjeros y combate junto a los yihadistas de Hayat Tahrir al Sham, ex rama siria de Al Qaida, que domina Idlib, según el OSDH.

El actual alto el fuego, negociado por Moscú, aliado de Damasco, y Turquía, que apoya a algunos grupos rebeldes, fue adoptado tras varios meses de una mortífera ofensiva del poder sirio, con respaldo de la Fuerza Aérea rusa.