La medida tomada por el Gobierno de congelar la nómina pública encontró diversas reacciones entre legisladores y sindicalistas.

Los congresistas llaman a tener paciencia, mientras que sindicalistas aseguran la medida no es oportuna.

La decisión fue tomada como parte de las medidas adoptadas por el Poder Ejecutivo para racionalizar el gasto público.

El secretario general de la Confederación Autónoma Sindical Clasista, Gabriel del Río Doñé, se mostró en desacuerdo con la decisión del Gobierno y sostiene que esta media afecta a la clase trabajadora del sector público que aún tiene sueldos muy bajos.

Mientras legisladores oficialistas indican que es necesario tener un control en relación al proceso de nombramientos en el sector públicos, aunque entienden que no es oportuno eliminar los ingresos por completo.

En tanto empresarios entienden que esta medida daría oportunidad al sector privado a crear más empleos.

El documento precisa que las organizaciones gubernamentales que tenían procesos de contratación de personal o aumento de sueldo deben contar con la autorización del Ministerio de Administración Pública y la Dirección General de Presupuesto.

Comparte esto!