El toque de queda de este domingo estuvo caracterizado por pleitos en las vías públicas, varios enfrentamientos de civiles con los agentes policiales y militares, lanzamiento de bombas lacrimógenas, decenas de apresados y hasta un accidente de tránsito.

Durante la limitación de transitar, que inicia a las 5:00 de la tarde los fines de semanas, se pudo observar a decenas de personas en los barrios ingiriendo bebidas alcohólicas, desafiando a los agentes y una que otra que las dejaban ir sin ser detenidas. En algunos sectores había adultos con niños en las calles, y los callejones y techos de casas eran usados para esconderse rápidamente ante el avistamiento de las patrullas.

El uso del permiso o salvoconducto también estuvo presente en la jornada que un equipo de Diario Libre siguió durante casi cuatro horas, trayecto durante el cual las patrullas y los agentes motorizados recorrieron varios sectores de la capital, como Villa Francisca, Villa Consuelo, Villas Agrícolas, Villa María, 27 de Febrero, ensanche La Fe, Cristo Rey, Guachupita, entre otros.

El fotorreportero de este medio, Ricardo Hernández, fue agredido por una mujer en estado de embriaguez, de un grupo, que fue detenida en el área de Borojol. Le lanzó varias fundas de basura tratando de evitar ser grabada.