Llamó al Concejo de Regidores de ese municipio a reconsiderar la decisión de aprobar un aumento salarial en medio de la crisis sanitaria y económica que vive el país, producto de la pandemia Covid-19 que afecta al mundo.

Dijo que aunque los ayuntamientos son instituciones autónomas la Constitución prohíbe legislar para su propio beneficio, “por lo tanto entendemos que en las actuales circunstancias lo que se requiere es la unidad de criterios de todas las autoridades municipales para hacer las cosas no para beneficios personales sino para que se beneficie todo el colectivo, especialmente los más vulnerables, pero en el momento oportuno”.

Al mismo tiempo, propone al ministerio de Administración Pública (MAP) se aboque a un estudio que pueda definir una política salarial por escala, en función a los presupuestos de cada ayuntamiento para resolver las incongruencias en esta materia.