Choferes del transporte público urbano e interurbano continúan violando las medidas de distanciamiento físico, montando en los autobuses una cantidad de pasajeros mayor a la permitida por el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre, acogiéndose a las recomendaciones de las autoridades sanitarias para evitar el contagio por coronavirus.

Con todos los asientos ocupados y con genere hasta parada en los pasillos, continúan trabajando los autobuses del transporte urbano e interurbano, en franca violación a la disposición del INTRANT, que limita a un 70 por ciento de su capacidad, la cantidad de pasajeros que deben transportar, hasta que la pandemia del coronavirus se haya controlado.

El irrespeto a las normas de distanciamiento en las guaguas pasajeras, la confirman los pasajeros, que además se quejan del incremento en los precios de los pasajes, aplicada por los choferes para alegadamente compensar las pérdidas que les genera transportar menos personas.

Y aunque los choferes de los carros de concho si respetan las normas de distanciamiento y continúan montando cuatro pasajeros en vez de seis, advierten que ellos también subirán el pasaje, ante los constantes aumentos en el costo de los combustibles e insumos para los vehículos.

Pese a que en un principio las autoridades del sector transporte se mantenían vigilantes para que se aplicaran sus disposiciones, este jueves era nula la presencia de miembros de la DIGESSET e INTRANT en paradas de carros y autobuses, como las que funcionan en la prolongación 27 de Febrero, conocida como Pintura