La Policía Nacional informó este lunes que 1,159 ciudadanos fueron apresados en la última jornada de operativos por el toque de queda impuesto por las autoridades para detener la propagación del coronavirus o COVID-19.

De las 1,159 personas apresadas,10 fueron sometidas a acción de la justica por rebelión contra las autoridades y 304 fueron orientados a usar mascarillas.

En dicha jornada también 82 negocios fueron cerrados, 649 motocicletas y 94 vehículos, propiedad de las personas detenidas, fueron retenidos.

«A diario, durante los operativos preventivos, se producen incidentes con algunos ciudadanos indisciplinados, que se niegan rotundamente a cumplir con las medidas, ignorando la realidad que estamos viviendo y el riesgo de colapso al que se ve expuesto nuestro sistema sanitario, por la falta de responsabilidad ciudadana», publicó la institución del orden en un comunicado.