Azua, RD.- En Sabana Yegua de Azua familiares de un miembro del Ejército de la República, adscrito a la inspectoría de Dabajón, el cual murió tras recibir un disparo supuestamente ocasionado por otro miembro de esa institución, piden justicia. 

Expresaron que no fue un delincuente quien asesinó al raso Roberto Cabral, sino su propio compañero Wandel Caminero, el cual según explican, le disparó en el cuello cuando prestaban servicio en el puente La Vigía de la provincia Dabajón.

Fue presuntamente el viernes 17 a la once la mañana cuando Roberto cayó abatido, quien apenas tenía diez meses como miembros del Ejército de la República.

La madre del fallecido raso, llora a cada momento el cruel asesinato de su hijo, el cual dejó una niña en la orfandad.

Bajo ese luto que mantiene arropado de tristeza a esa familia, aseguran que el crimen contra su pariente fue planificado.

Mencionaron también que el coronel Sosa viene contaminando el caso, con el único propósito de que el supuesto culpable no pague en prisión, el crimen cometido. 

Comparte esto!