Los países Colombia, Bolivia, México y Venezuela aparecen en una lista de más de una docena de países de Latinoamérica y el Caribe a los que Estados Unidos identifica como los mayores productores de droga de todo el mundo. La nómina forma parte de un documento firmado por el presidente Donald Trump que fue revelado el miércoles por la Casa Blanca.

Incluye también a Ecuador, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y Perú, entre los latinoamericanos; y República Dominicana, Haití, Jamaica, Bahamas y Belize, entre los caribeños.

El presidente venezolano Nicolás Maduro, además, es presentado como uno de los mayores narcotraficantes en las Américas.

Sólo cinco de los 22 países de la lista completa no pertenecen a Latinoamérica y el Caribe: Afganistán, Burma, India, Laos y Pakistán. La razón por la que un país es incluido en la lista es una combinación de factores geográficos, comerciales y económicos que permiten que las drogas transiten o sean producidas.

Un país puede aparecer en esa lista incluso cuando sus autoridades implementen medidas para frenar el narcotráfico o colaboren con Estados Unidos, como es el caso de Colombia, por ejemplo.

En marzo, un tribunal estadounidense procesó judicialmente a Maduro por acusaciones relacionadas con narcotráfico, y el Departamento de Estado anunció una recompensa de 15 millones de dólares por información que ayude a capturarlo.

Maduro se sumó así a otros funcionarios venezolanos que están siendo procesados judicialmente en Estados Unidos. Estados Unidos fue uno de los primeros países en apoyar al líder opositor venezolano Juan Guaidó cuando se autoproclamó presidente interino de su país, y considera que Maduro es un dictador.

En el documento enviado al secretario de Estado Mike Pompeo, Trump asegura que Estados Unidos seguirá trabajando con Guaidó para frenar el narcotráfico.

“El narco-regimen ilegítimo de Maduro debe enfrentar la justicia por sus crímenes”, asegura el documento de cinco páginas en el que también insta a otros países de la región a luchar contra el narcotráfico.

Aunque Maduro no se pronunció sobre este texto de inmediato, en otras ocasiones ha rechazado los señalamientos estadounidenses.

AP