“Era una bella persona, un hombre trabajador y deportista. Buen vecino” así hablan en la calle El Sol, de Buenos Aires de Herrera, en Santo Domingo Oeste, los vecinos de Carlos Ventura Guzmán, quien fue muerto por asaltantes en el barrio Libertador de esa misma demarcación, cuando andaba con su esposa y su hijastra.

Fueron despojados de sus teléfonos celulares y una cartera con cinco mil pesos.

Sus restos fueron sepultados en el cementerio Cristo Redentor este miércoles, por familiares y amigos, mientras la amargura queda en los que seguían haciendo sus quehaceres en el barrio donde residía.

“A mí me atracaron en esta banca, me llevaron dinero y el teléfono. Aquí no se puede estar, tengo que estar trancada. Uno no se siente seguro en ningún lado”, expresó indignada la empleada de una banca de lotería.

Un colmadero que declinó identificarse dijo que Carlitos era un hombre de trabajo

Comparte esto!