Moradores de Los Guaricanos de Villa Mella, especificamente de calle Progreso, se quejaron por el deterioro de esa vía, además expresaron que el hedor nauseabundo emanado del agua negra y la basura es insoportable.

Alegaron que el Síndico Carlos Guzmán prometió resolver esas problemáticas en tiempo de campaña, pero aseguraron que después que pasaron las elecciones, los ha abandonado a su suerte.

«Yo quiero hacerle un llamado al síndico de Guaricano, a Carlos Guzmán, porque tengo entendido que cuando él estaba haciendo campaña él venía y tomaba café en la casa de los vecinos y prometía resolver los problemas del barrio y entoces resulta ser que tenemos una cantidad de problemas aquí, como ustedes pueden ver, aquí estamos llenos de basura. Mire como está la basura ahí. El camión tiene una semana que no pasa a recoger la basura. La calle Progreso está totalmente destruida, porque aquí no ha habido una persona que se encargue de resolver los problemas del barrio, dijo Ángela Tibrey, residente del lugar.

Los moradores argumentaron que el mal olor emanado de las aguas negra, aguas residuales y el cúmulo de basura es inaguantable, pues detallaron que aunque el camión de la basura es enviado al lugar una vez a la semana, algunas personas denunciaron, que sino les dan propinas a quines retiran los desechos sólidos, los mismos son dejados en el lugar.

«Por donde quiera aparece agua con mal olor y agua negra y los mosquitos acabando con la gente. Vienen de cada año, un día a fumigar…es con gasoil que fumigan, que tira un humaso», dijo visiblemente molesto, Miguel Ángel Ulloa.

«No nos recogen basura, nos nos mandan agua, es desampara’o que nos tienen. En la calle principal pasa un camión interdiario, por que Carlos Guzmán tiene un consultorio ahí, por aquí no pasa la basura», dijo un comunitario de apodo Chichí.

Otra de las problematicas que les afecta y que denunciaron es la falta de iluminación en el sector completo y pidieron, además ser incluidos en el circuito 24/7.

Un residente del sector, apodado Chichí, expuso que la calle principal está bien iluminada, mientras que la vía de ellos se encuentra a oscura.

«Quermos ver si nos ponen un bombillo ahí y otro allí, dijo Marino Tibrey, alegando que hay falta de lámparas.

Ángela Tibrey dijo que pensaban que la luz la tendrían 24 horas, pero añadió que últimamente está que llegando «un día sí, y un día no».

Comparte esto!