El arzobispo emérito de la arquidiócesis que tiene su sede en esta ciudad, monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, aseguró que fueron tergiversadas las consideraciones vertidas por el papa Francisco, con relación a la unión civil entre personas del mismo sexo.

“Él (Francisco) jamás ha dicho que apoya la unión civil entre personas del mismo sexo”, escribió en su cuenta de Twitter la autoridad católica dominicana.

Ayer, la comunicad católica mundial fue informada, a través de la agencia noticiosa AP, que el Sumo Pontífice aprobó las uniones civiles entre personas del mismo sexo, al ser entrevistado para el documental “Francesco”, que se estrenó el miércoles en el Festival de Cine de Roma.
Monseñor de la Rosa y Carpio, al tiempo de ratificar su posición de que las expresiones en ese sentido del papa fueron sacadas de contexto, incluyó en su consideración el segmento de esa entrevista, donde el pontífice se refiere al tema.
Cuando el director del documental le pregunta si una familia puede llevar a su hijo homosexual a la iglesia, el papa respondió que “las personas homosexuales tienen derecho a estar en las familias”.

“Son hijos de Dios y tienen derecho a una familia; no se puede echar de la familia a nadie, ni hacerle la vida imposible por eso”, agregó el papa en esa ocasión.

Fue entonces cuando consideró que “lo que tenemos que hacer es una ley de convivencia civil. Tienen derecho a estar cubiertos legalmente”.

El apoyo papal aparece a mitad de la película, que profundiza en los temas que más interesan a Francisco, como el medio ambiente, la pobreza, la migración, la desigualdad racial y de ingresos y las personas más afectadas por la discriminación.

“Las personas homosexuales tienen derecho a estar en una familia. Son hijos de Dios”, dijo Francisco en una de sus entrevistas para la película.

“Lo que debemos tener es una ley de unión civil. De esa manera están legalmente cubiertos”. Cuando era arzobispo de Buenos Aires, Francisco apoyó las uniones civiles para parejas gay como alternativa al matrimonio entre personas del mismo sexo, pero jamás se había pronunciado a favor de las uniones civiles desde su elección como papa.

El sacerdote jesuita que más se ha esforzado por tender puentes hacia los gais en la Iglesia, el padre James Martin, elogió las declaraciones del pontífice como “un gran paso en el apoyo de la iglesia a la comunidad LGBT”.

A pesar del apoyo recibido, algunos expertos descartaron que su postura sea innovadora. Expertos en la Iglesia católica no aprecian que el Papa haya defendido que los homosexuales tienen «derecho» a «tener una familia» porque el catecismo ya dice que no pueden sufrir discriminación