Nada humano que lamentar gracias a Dios, solo leves golpes.

Como dice José Gutiérrez, «Se salvaron en tablitas

Comparte esto!