Los residentes del sector Bello Campo, ubicado en Santo Domingo Este, dicen estar desesperados debido a que sus llamadas al 911 ni a las autoridades antirruido han surtido ningún efecto para terminar con los “teteos” clandestinos y el ruido escandaloso que se arman en Hondo Valle. 

“Es una casa que de día parece común y corriente, pero que después del toque de queda, principalmente los fines de semana, se convierte en una discoteca con “hooka” y alcohol que a veces duran hasta la media noche y otras hasta las madrugada”, manifiesta uno de los residentes en el sector y que por temor a represalias pidió omitir su nombre. 

Así como este residente, otros expresaron temor de hablar, ya que refieren que alguien “duró” debe proteger a estas personas porque a pesar de los múltiples llamados que hacen a las autoridades antirruidos como al 911, no reciben apoyo para terminar con las fiestas que les ha quitado la paz y el sueño. 

En este sentido, hacen llamado al nuevo director regional Santo Domingo Oriental de la Policía Nacional, general de brigada Francisco Rhommel López, quien recientemente prometió enfrentar a quienes traten de burlarse de las autoridades, organizando fiestas clandestinas y los llamados teteos , violando el derecho y la paz en los barrios. 

“Queremos que este sector vuelva a tener la tranquilidad de un barrio de familia, donde uno no tenga que acostarse tarde por el ruido y levantarse con sueño para trabajar. No sabemos qué tipo de negocio opera en esa casa, porque eso no es normal”, insistió una de las residentes.

Asimismo, otros vecinos del sector consideran un abuso que el alto volumen de la música que impera aún cuando no hay acumulación de personas sin mascarillas y consumiendo alcohol al aire libre.