En este país hasta que no se acabe la complicidad entre políticos y empresarios, no habrá forma de parar el relajo de políticos que se le nombra en una posición de relevancia y la toman como su finca personal y de éstas hacen lo que le venga en ganas.

Este fue el caso de Carlos Morales Troncoso, reformista y luego con Miguel Vargas Maldonado, nombrados como Cancilleres de Relaciones Exteriores por los gobiernos del PLD y que tomaron a esta entidad como su patrimonio personal y que podían hacer de ésta su botin personal.

La nómina de esta institución la prostituyeron a tal magnitud que a casi un año de gobierno, no ha habido forma de sanearla, porque siguen apareciendo personal cobrando salarios de lujo y ni siquiera han asistido a sus puestos de trabajo, es decir, cobran en sus casas.

Todas la posiciones en esa entidad están tripuladas y en muchos casos quintuplicadas, con personal sin ninguna preparación y formación en asuntos consulares, diplomáticos y de relaciones exteriores.

Y una distorsión en las funciones de esa entidad, es el de tener personal adscritos a ésta sin ninguna función que aporte beneficios al Estado, sino, que se convierten en un gasto multimillonario de recursos del Presupuesto Nacional.

Lo lamentable de todo ésto, es que no hay normas jurídicas que regulen este tipo de distorsión, de abuso de poder y corrupción administrativa.

A este negociante de la politica, no habrá forma de juzgarlo por el desatre de la sobre nómina, pero, sí se le puede hacer un expediente, si la Cámara de Cuentas le hace una Auditoria a su desatrosa administración…!att Alexander olivence el defensor de las bases del PRM

Comparte esto!